8.10.11

No hay tierra nueva ni mar nuevo

No intentes enterrar el dolor, se extenderá a través de la tierra, bajo tus pies, se filtrará en el agua que hayas de beber y te envenenará la sangre. Las heridas se cierran, pero siempre quedan cicatrices más o menos visibles que volverán a molestar cuando cambie el tiempo, recordándote en la piel su existencia, y con ella el golpe que las originó. Y el recuerdo del golpe afectará a decisiones futuras, creará miedos inútiles y tristezas arrastradas, y tú crecerás como una criatura apagada y cobarde. ¿Para qué intentar huir y dejar atrás la ciudad donde caíste? ¿Por la vana esperanza de que en otro lugar, en un clima más benigno, ya no te dolerán las cicatrices y beberás un agua más limpia? A tu alrededor se alzarán las mismas ruinas de tu vida, porque allá donde vayas llevarás a la ciudad contigo. No hay tierra nueva ni mar nuevo, la vida que has malogrado queda en cualquier parte del mundo.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Aww..... Me encanta tu blog *.*

    ResponderEliminar
  3. Hay que aprender a aceptar todo con la cabeza bien alta y no huir de nada.!

    Genial como escribes, de verdad.
    Besoss ;)

    ResponderEliminar
  4. No hay que dejar pasar las heridas, hay que curarlas, sino con el tiempo regresan y sentis como si el tiempo no hubiese pasado, y duele, aún más que en ese momento. Un beso (:

    ResponderEliminar