27.8.10

Un corazón roto sólo se cura con más amor

algún día juntarás contigo cada fin de una relación, cada lágrima derramada, cada parte de tu corazón roto; recogerás las piezas y las pondrás juntas de vuelta. Las grietas, los agujeros, los sueños destrozados que hay dentro de éste, son parte de ti, y sientes que no puedes arreglar lo que está roto. Estás oprimida, te sientes patética, incapaz de seguir adelante, o al menos eso crees. Pero luego, alguien entra en tu vida, y con una sonrisa, un susurro, y un beso, tu mundo gris se vuelve un poco más brillante, un poco más colorido. Y cuanto más tiempo pasas con él, más completa estás, hasta que una mañana te despiertas... y estás enamorada. Y el pasto es más verde, el cielo más azul, y el pasado, es pasado. Ya no estás arrepentida ni tienes remordimiento ni dolor, pero todavía detrás de tu mente, en el fondo de tu corazón, una cosa permanece... el miedo. Miedo de lo que estás arriesgando, de volver atrás, de salir lastimada de nuevo, pero esta vez para siempre. Pero luego, él te sonríe y dice dos palabras que has estando deseando oír, y ya nada más importa.

3 comentarios:

  1. en cualquier lugar hay un remiendo para un corazón roto :-)

    ResponderEliminar
  2. Es la ilusión que te hace tener ganas de levantarte cada dia.Y quizás, sonreir. El miedo se termina yendo, antes o después sus besos lo tapan.
    Bonito blog:)

    ResponderEliminar